07/11/2016

TRAVI, un dispositivo que vigila parámetros como la temperatura o si el precinto de la botella ha sido abierto

 TREVIweb

El vino, uno de los bienes más preciados de nuestra gastronomía, está sujeto a diversas variantes que condicionan la calidad final del producto. Además del tipo de uva o la madera de la barrica en la que se ha mantenido, parámetros como la temperatura a la que se ha conservado tienen una influencia directa en el resultado que obtenemos cuando descorchamos una botella. Hasta el último detalle importa.

Un grupo de investigadores de Ceit-IK4 trabaja en un dispositivo con la idea de ayudar tanto a bodegas como a restaurantes a tener un control de los parámetros que más afectan a la calidad del vino en botellas de alta gama. Una vez el caldo ha sido embotellado, un tapón inteligente controla la temperatura y las condiciones ambientales en las que se ha conservado, además de si el precinto de la botella ha sido abierto. Al mismo tiempo, nos muestra estos datos con solo acercar una Tablet o un teléfono móvil.

Así, las bodegas se aseguran de mantener la buena fama de su marca evitando posibles falsificaciones o pérdidas de calidad causadas por un mal mantenimiento. Por otro lado, los restaurantes se aseguran de que el vino que están comprando es de la calidad que esperan y pueden mostrar esa información a sus propios clientes a través de un Smartphone o Tablet.

El prototipo, diseñado dentro del Grupo de Monitorización Industrial de Ceit-IK4, es un dispositivo electrónico sin cables, de ultra bajo consumo y de ultra bajo coste.

Información Relacionada