14/12/2015

Entrevista a Daniel Pardo, CEO de Farsens -'spin-off´ de CEIT-IK4- y elegido entre los 10 mejores innovadores del 2015 por el MIT

 IMG 4713

En 2008, una parte de los investigadores de CEIT-IK4 constituyó el 'spin-off' Farsens con Daniel Pardo a la cabeza. La empresa partía de una iniciativa del centro tecnológico vasco por mejorar la tecnología de identificación por radiofrecuencia (RFID) y aprovechar esa tecnología para alimentar sensores que pudieran cumplir más funciones.

Siete años después, varios éxitos han reconocido el trabajo llevado a cabo por esta empresa. Pardo ha sido elegido por el MIT Technology Review como uno de los 10 Mejores Innovadores 2015 menores de 35 años del país, cuyas iniciativas empresariales podrían mejorar la vida de los que más lo necesitan. Recientemente, acaba de publicar un estudio junto con investigadores de las universidades de Harvard, Washington y Duke, para el uso de sus sensores integrados en drones y robots con lectores UHF RFID. Y por si esto fuera poco, Farsens ha sido premiada como una de las 50 mejores ideas digitales por el diario Expansión.

Pregunta: ¿Lo primero de todo enhorabuena por tu premio, ¿contento?

Daniel Pardo: Sí, la verdad es que muy contento, no todos los días te dan una noticia como ésta!

Has sido elegido uno de los 10 mejores innovadores jóvenes en España. ¿qué se siente al oírlo?

DP: No sé si es un fiel reflejo de la realidad, ya que los verdaderos innovadores son el gran equipo que tenemos en Farsens, aunque se haya personificado en mí el premio. ¡Se siente un gran orgullo por el equipazo que tenemos!

¿Cómo se llega a levantar una empresa en estos días y hacerlo bien?

DP: No nos hemos planteado la receta del éxito. Llevamos ya siete años de andadura y la única receta de éxito es tener un gran equipo. Tampoco tenemos la sensación de haber culminado nada, todo lo contrario, el camino que queda todavía por recorrer es muy largo y duro, pero seguimos con la misma ilusión que el primer día.

¿Qué se necesita para hacerlo? ¿Constancia, suerte, trabajo, formación?

DP: Lo primero de todo, como he dicho antes, un equipo excelente. Lo siguiente unos socios que te apoyen y crean en ti, que te ayuden en esta larga andadura. Para nosotros esa ha sido la clave. A partir de ahí, lo que se necesita en cualquier proyecto: constancia, ilusión, perseverancia, ambición... y ¡un poquito de suerte!

¿Qué le dirías a los estudiante y emprendedores que hoy barajan lanzarse a esta aventura empresarial?

DP: Que no tengan miedo a lanzarse, pero que no piensen que todo es del color de rosa. Parece que ahora todo lo que tiene que ver con emprendizaje es maravilloso, pero la realidad es diferente y en ocasiones muy dura. Todo se vive con mucha intensidad, por lo menos en nuestro caso, con lo bueno y con lo malo. Yo estoy encantado con eso, pero quizá no todo el mundo piense lo mismo.

¿Cuales han sido los retos y las dificultades para llegar aquí?

DP: El reto sigue siendo competir a nivel global con una tecnología disruptiva. Para ello hemos tenido que superar dificultades como la falta de financiación, la falta de experiencia en el proceso de venta, la generación de un prestigio frente a la competencia, etc...

¿Cómo se plantea el futuro?

DP: Esperanzador, y con buenas perspectivas, aunque seguro que difícil y muy competitivo.

¿Cómo ves el panorama actual tanto en España como en el extranjero para las empresas españolas?

DP: Creo que no estoy capacitado para dar una respuesta tan general, pero desde mi punto de vista, por lo menos en el sector en el que nos movemos las empresas extranjeras siempre han sido más receptivas a nuevas tecnologías, como las que ofrece Farsens. Afortunadamente estamos notando cómo eso está cambiando poco a poco y ahora también en España estamos notando un creciente interés y una falta de miedo, no sé si por la mejoría de la situación económica o por otros motivos, pero es nuestra percepción.

¿Cómo compaginas tu profesión con tu vida personal?

DP: Intento conciliar en la medida de las posibilidades, aunque no siempre es fácil desconectar.